SERVEI DE PSICOONCOLOGIA
Per a pacients, familiars i cuidadors.
Llegir més...

MeDICINA INTEGRATIVA

Prevenció i assessorament a malalts. 
Llegir més...
SERVEI DE VOLUNTARIAT
Acompanyament al malalt i programes específics de voluntariat. 
Llegir més...
AGENDA
Consulteu totes les activitats.
Llegir més...
NOTICIES
Notícies setmanals sobre oncologia i salut. 
Llegir més...
teràpies naturals
Consulta els horaris 
Llegir més...

Fem...

Sense events

Todo lo que se sabe del envejecimiento en clave molecular

06/06/13

Diariomedico.com

 

Una revisión exhaustiva en 'Cell' ordena la evidencia científica disponible sobre el proceso en mamíferos.

 

La revista Cell publica una revisión sobre estudios del envejecimiento, en la que se definen por primera vez todos los indicadores moleculares de este proceso en mamíferos. El estudio expone nueve firmas que marcan el avance del envejecimiento; y también, sobre cuáles se puede actuar para prolongar la vida. Los autores son María Blasco y Manuel Serrano, del Centro Nacional de Investigacones Oncológicas, Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo, Linda Partridge, del Instituto Max Planck de Biología del Envejecimiento, y Guido Kroemer, de la Universidad de París Descartes.

 

Se han inspirado en el trabajo publicado también en Cell en 2000 que marcó un antes y un después en la investigación de esta enfermedad. "La situación en envejecimiento se parece mucho a la del cáncer en décadas pasadas", afirma el trabajo resultante: The Hallmarks of Aging. El paralalelismo con el cáncer va más lejos: uno de los principales resultados del artículo indica que entendiendo y combatiendo el envejecimiento se lucha también contra el cáncer. El envejecimiento resulta de la acumulación de daño en el ADN a lo largo de la vida, y ese proceso es también lo que origina el cáncer, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y las neurodegenerativas.

 

Los nueve marcadores moleculares del envejecimiento se clasifican en: primarios (causa desencadenante); los que conforman la respuesta del organismo a esas causas, y los fallos funcionales resultantes.

 

Causa, respuesta, fallo

 

Las causas primarias del envejecimiento son la inestabilidad genómica, el acortamiento de los telómeros, las alteraciones epigenéticas y la pérdida de la proteostasis. Las respuestas del organismo a las causas desencadenantes son mecanismos que intentan corregir los daños, pero que, si se cronifican o exacerban, también se vuelven dañinos. Es el caso de la senescencia celular: induce a la célula a dejar de dividirse cuando acumula muchos defectos y así previene el cáncer, pero, en exceso, los tejidos envejecen. También tienen este doble filo otros dos procesos muy presentes en las discusiones sobre teorías del envejecimiento: el daño oxidativo, relacionado con los radicales libres, y mecanismos derivados del metabolismo, relacionados a su vez con las evidencias, no confirmadas en humanos, sobre al restricción calórica y la longevidad. Todo apunta a que la realidad es más compleja que simplemente dejar de comer para vivir más; en cuanto a los antioxidantes, los autores son tajantes: no hay evidencia genética de que elevar las defensas antioxidantes retrase el envejecimiento.

 

El tercer grupo de indicadores aparece cuando los daños causados por los dos precedentes no pueden ser compensados. Es el caso del agotamiento de las células madre de los tejidos o de los errores en la comunicación intercelular.

 

A partir de este conocimiento habrá que diseñar estrategias terapéuticas; una ya probada en ratones, con éxito, es evitar el acortamiento de los telómeros. "Es un proceso que se puede frenar e incluso revertir en ratones", afirma Blasco. Ella cree que, en general, "tenemos aún mucho margen de maniobra para combatir el envejecimiento y lograr vivir más años de forma saludable".

 

De la ciencia básica a la aplicación clínica en la suspensión de la supervivencia tumoral en ambientes con poco oxígeno

06/06/13

Diariomedico.com

 

Una serie de estudios fundados en el uso de la ciencia básica y publicados en Cell informan del descubrimiento casual de una aplicación clínica para la suspensión de la supervivencia tumoral en ambientes con poco oxígeno.

 

Joaquin Espinosa, del centro de cáncer de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), y sus colegas enfocaron la investigación en estudiar cómo la expresión del gen está controlada por un complejo de proteínas llamado mediador, conocido como CDK8.

 

Hallaron que sin el CDK8, las células en condiciones hipóxicas no lograban activar el programa de expresión génica que podría ayudarles a sobrevivir en condiciones de hipoxia.

 

"CDK8 tiene un papel importante en el control de la expresión génica en condiciones de bajo oxígeno. Unos pocos cientos de genes permiten a la célula adaptarse a estas condiciones, pero no sin CDK8", afirma Espinosa.

 

La Clínica La Luz ya usa la plataforma 'True Beam', un sistema de radioterapia de última generación

06/06/13

Lavanguardia.com

 

La Clínica La Luz de Madrid se ha convertido en el primer centro de Madrid en utilizar en sus pacientes el sistema 'True Beam', un sistema de radioterapia de última generación que acorta en un 50 por ciento la duración de los tratamientos y reduce enormemente los efectos secundarios.

 

Estas ventajas contribuyen de forma "radical" a mejorar la calidad de la supervivencia de los pacientes de cáncer, siendo especialmente relevante en los tumores de pulmón, mama, próstata, cabeza y cuello, sistema nervioso y pediátricos.

 

Esta nueva técnica, desarrollada por la compañía Varian Medical Systems y fue presentada por la clínica mediados de mayo, ya ha sido usada con los primeros pacientes -- varones con cáncer de próstata y pulmón con recidiva tras tratamientos previos--.

 

"Esta nueva plataforma nos permite alcanzar la máxima exactitud en el depósito de la radiación y la máxima definición de la zona a tratar", explica el doctor Felipe Calvo, consultor senior de la Unidad de Oncología Radioterápica del Instituto Oncológico de La Luz.

 

De este modo se logra lo que se conoce como "radioterapia exacto-precisa, que hace posible intensificar la radiación para conseguir mayor control tumoral mientras se reduce al mínimo la toxicidad para los tejidos sanos", añade.

 

La nueva plataforma ha supuesto para la clínica una inversión global de unos 5 millones de euros, incluye un sistema radiológico de última generación integrado en el propio acelerador para el control del posicionamiento del paciente en tiempo real. Esto permite obtener imágenes para reconstrucción en tres dimensiones en un 60 por ciento menos de tiempo y con una tasa de radiación un 25 por ciento menor.

 

Asimismo, lleva integrado un sistema de guía por imagen que permite que los especialistas puedan adaptar la radiación al movimiento corporal (causado por la respiración y otros factores) evitando depositar dosis en el tejido sano circundante. Esto es posible debido a la enorme precisión del haz de radiación (de dimensiones submilimétricas) y al hecho de que el aparato monitoriza la marcha de cada tratamiento una vez cada diez milisegundos gracias a sus 100.000 puntos de muestreo.

 

"Todas estas características hacen posible asimismo algo inabordable hasta ahora por los aceleradores convencionales", destacan, ya que puede tratar a enfermos con metástasis en fases iniciales con expectativas de curación con un ciclo de sólo 3-6 sesiones de irradiación.

 

"Esto, que era uno de los límites de la radioterapia, ha dejado de serlo con estas nuevas tecnologías y ya podemos incorporar el tratamiento de la enfermedad oligometastásica como una indicación que se puede hacer en un tiempo muy corto sin interferir con el resto del programa de tratamiento con quimioterapia", explica Calvo.

 

En cuanto a la supervivencia, señala que distintos estudios demuestran que en cáncer de próstata y de mama este nuevo sistema iguala la supervivencia de tratamientos más caros y prolongados; en cáncer de pulmón controla el 80 por ciento de lesiones primarias inoperables por criterios anestésicos o quirúrgicos y logra un 25 por ciento de supervivientes a largo plazo; y en personas con metástasis iniciales esta nueva generación de aceleradores logra unas tasas de supervivencia a largo plazo de entre el 20 por ciento y el 30 por ciento.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra política de cookies.

Acepto las cookies de éste sitio.

Política de cookies